¡Cualquier Tiempo Pasado Fue Mejor!

En qué momento se nos fue la alegría de vivir, he ahí la cuestión, porque van pasando los días y el ambiente cada vez es más lúgubre, tenue, amargado, irascible, rancio, apagado, triste, etc etc, no acabaríamos con los adjetivos negativos, porque al igual que en estos últimos tiempos, parece que no salimos de una mala y nos metemos en otra peor.

Quizá todo se inició con la anterior crisis, parecía que estábamos empezando a coger la senda de subida y de repente llegó esa lastra que ha sido la pandemia. Creo que no somos conscientes de los estragos que ha dejado en la sociedad en general, más si cabe, el daño en las personas, a nivel físico, pero sobre todo mental. Ha sido desgarrador el impacto que ha provocado y que vamos viendo según va avanzando el tiempo. Para las personas positivas habrá sido menos dañino, para las personas negativas o con tendencia al pesimismo, el golpe ha sido directo y en muchos casos fulminante. Solo quien ha pasado o pasa por los túneles de la oscuridad en su vida puede entender de lo que hablo. Parece mentira que siempre tengamos que recurrir a ese tópico, hasta que no pasas por algo, no sabes o no reconoces lo que en verdad es o puede llegar a ser.

Se hace muy cuesta arriba el levantarse cada día y encontrar un motivo por el que luchar, los días son como el día de la marmota, se repiten una y otra vez, solo escuchas que se avecinan malos tiempos y de repente miras y dices, alguna vez volverá a haber algo positivo, alguna vez dejarán de apretar por todos los frentes y dejarnos respirar, alguna vez veremos de nuevo las sonrisas en los rostros de la gente en general……

Lo veo todos los días, las personas ya no hablan con educación, ladran o muerden en cada conversación que inician, no se paran a pensar en las batallas interiores que también tiene quien tienen en frente, vas por la calle y los rostros son cada vez más apagados, pensativos, haciendo sus cálculos de cómo llegar a fin de mes o cómo solucionar la situación en la que están metidos o cómo solventar la situación familiar o en definitiva, cómo seguir adelante sin dejarse caer porque las fuerzas ya no les sostienen.

Parece mentira que estemos en verano, ese tiempo en el que por regla general por un motivo u otro parece que nos saca de nuestro letargo, nos hace olvidar que los problemas existen, que nos hace olvidar aquello de que nadie dijo que la vida fuera fácil, que nos hace ir a aquellos años en los que todo era maravilloso, cada día era un halo de vida en el que te querías imbuir cada segundo, porque cada segundo era poco para sentir lo que estabas sintiendo. Cuando ya ni en verano somos capaces de recuperar la alegría, no quiero ni pensar cuando llegue el otoño con sus días cortos y sus noches eternas, lo que nos caerá encima.

Miras a tu alrededor y ves vacio, ves soledad, no ves a mucha gente que antes veías, te planteas tantas cosas y empiezas a hacer limpieza en tu vida, eliminando lo que no te aporta o no te llena o sencillamente te ha desilusionado, porque pensabas que a tal o cual persona le importabas, pero te das cuenta que no, que ni se acuerdan que existes, o se acuerdan, pero no se plantean que les puedes estar necesitando, porque pensabas que esa actividad te iba a rescatar de tu abismo y no lo ha logrado, porque pensabas que ese trabajo te iba a reportar la calma que esperabas y no lo ha conseguido, porque imaginabas otra vida, pero te olvidaste de imaginar que los cuentos de hadas en realidad no existen.

Casi siempre los momentos malos son para darse cuenta de la realidad en la que vivimos, la cual muchas veces está velada por falsas apariencias o falsas expectativas.

Aún así, a pesar de los pesares, de los malos augurios que nos vaticinan cada mañana al levantarnos, llega ese hilo de esperanza, ese instante en el que de repente cualquier sensación, por pequeña que sea, de un simple olor a limpio, a verde, a tierra mojada, a sonrisa de la inocencia de un niño, a sonido del agua al correr en un rio, a libertad en lo alto de una montaña, a un abrazo de un ser muy querido, a un resurgir de un amor y tu perspectiva de nuevo cambia y piensas que hay tanta belleza atrapada en la vida que no te permites tirar la toalla.

La vida es un suspiro, pasamos tres cuartas partes del mismo padeciendo, es increíble lo poco que valoramos los buenos momentos, las buenas personas que nos rodean.

Seguramente soy la persona menos indicada para dar consejos a nadie, pero ante tanta negatividad como nos inoculan a diario, aún tengo esperanza, ojalá logremos ver el lado bonito de la vida y de las personas.

Se avecinan más tiempos difíciles. Aquello de, cualquier tiempo pasado fue mejor, últimamente es cada vez más cierto, pero aún sabiéndolo, no dejemos que nos apaguen del todo como pretenden. La luz interior de cada persona no debería nunca apagarse y ello solo es posible manteniendo viva la llama de la ilusión, como cuando eras niño.

Toca agarrarse los machos, pues nada, a hacerlo, que hay que volver a coger las mantas aquellas de nuestras casas que pesaban y picaban que se mataban para no pasar frio, pues las cogemos, que no podemos gastar en lo que nos apetecería que es estar con nuestra gente por ahí relacionándonos, pues nos juntamos y nos sentamos en la acera para hacernos unas risas comiéndonos unas pipas, que las cosas no salen como pensábamos, pues qué le vamos a hacer, si la vida nos da limones, haremos limonada.

Por mi parte, como siempre, aquí estoy y estaré para quien me necesite, para lo bueno y para lo malo, luchando como todos con mis demonios, intentando hacer mis números y mis cábalas, pero sobre todo, agradeciendo por las personas que tengo en mi vida y soñando con ver la luz que por fin nos cambie la faz a todos y nos cambie a sonrisas las miradas.

¡Tu sonrisa es tu mundo!

¡Una mano amiga ayuda a superar todas las batallas!

5 comentarios sobre “¡Cualquier Tiempo Pasado Fue Mejor!

  1. Eres una gran escritora y que razón tienes mi niña no dejes de escribir a mi me encanta leerte, los que te conocemos sabemos que eres especial y te queremos muchísimo yo por lo menos un besazo 😘😘😘

    Le gusta a 1 persona

  2. Preciosa descripción de una realidad que padece el mundo de hoy, sobre todo después de la pandemia. Coincido en todo. Pero debo reconocer que por la mitad del texto me preguntaba ¿pero qué le pasa? tanta negatividad, ver tanto el vaso vacio. Luego cuando seguí leyendo descubrí que era el tentenpie para lo que querías transmitir. Y tienes toda la razón, los problemas son un diez por ciento, el otro noventa depende de como lo enfrentamos. Y bien sugieres también, que debemos tener alma de niño, esperanza y empatia con los que la están pasando mal. Abrazos

    Me gusta

Responder a teresachispi Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s