¡Feliz Navidad!

Van pasando los años y esto ya es como “El día de la marmota”, parece que fue ayer cuando estábamos en Navidades y ya las tenemos aquí de nuevo, qué rápido se pasa el tiempo con la edad.

Particularmente no me gustan, por motivos personales y soy de las que no me importaría dormir y despertar el día 6 de enero, pero ya que estamos, habrá que llevarlas lo mejor posible. Los últimos años es lo que intento, no pensar y pasarlas lo más tranquila posible, a pesar que este año no va a ser fácil después de perder a Vivi la noche de Nochebuena el pasado, pero la vida sigue y qué le vamos a hacer, hay que seguir sobrellevándola como buenamente podamos.

Pido un favor a todo el mundo, quien más quien menos tiene motivos para estar triste, abatido, desganado e incluso malhumorado, pero pensemos una cosa, son cuatro días al año y sobre todo si hay niños en las casas, por favor por favor, intentad hacerles pasar unos días felices, tranquilos, buenos, que recuerden estas fechas con cariño y con alegría. Creo que no es mucho pedir.

Así cuando sean mayores, a pesar de las ausencias, serán capaces de verlas con los ojos que deberían verse, los de la inocencia de un niño, los de la esperanza y la ilusión.

Creo que los malos rollos, los problemas, los enfrentamientos, los rencores y demás historias se pueden posponer por unos días y así no se hace daño a nadie y quien no sea capaz de comportarse, mejor que se quede en su casa, que es preferible eso, a que amargue a los demás.

Ya que seguimos sin aprender nada después de pasar tiempos como los vividos recientemente, al menos intentemos ser coherentes con comportamientos acordes a los momentos que se van a vivir.

Hay mucha gente que dice, es que por ser Navidad, todos tenemos que ser buenos, llevarnos bien y olvidar lo vivido, no, no es eso. Hay que ser buenos todo el año, tratar con respeto a todo el mundo todo el año, comportarse todo el año, pero si el resto del tiempo no lo has hecho, al menos intenta hacerlo estos días, si no ya por ti, por los que te rodean, que no tienen culpa de tu situación o tu forma de ser.

La noche de Nochebuena por mucho que se diga que es una noche más, pues no señores, no es una noche más, aunque la intentes pasar como tal, a todos nos vienen encima demasiadas cosas, pero por respeto hacia los demás, intentemos pasarla aunque solo sea, tranquilos, en paz.

Hay demasiada gente que la tiene que pasar solos, lo cual es durísimo, por lo señalado anteriormente, porque no es una noche más, así que, demos gracias si no es nuestro caso.

El resto de días de las navidades parece que ya se ven de otra manera y se sobrellevan mejor.

A mi aún me quedan algunos bonitos recuerdos de cuando en Boñar se hacía la pastorada, de mi amiga Elena haciendo de angelito cantando o de mi primo Álvaro de pastorcillo. Qué bonita era y qué entrañable. De aquella veías todo con ojitos de niña: la Virgen y San José, el niño Jesús, el ángel, el buey y la mula, los pastorcillos comiendo las migas, todo amor y dulzura …..

Reconozco que yo solo salvo un día de estas fechas y es la noche de Reyes, porque para mi siempre ha sido, es y será una noche mágica. Es lo único bueno que me ha quedado grabado. Qué maravillosos recuerdos de esa noche, cuando dormías inquieto, te levantabas súper pronto, veias el sofá repleto de juguetes y los ojos se te salían de las órbitas. No recuerdo todo, solo los dos que más me llegaron, uno por la gracia que me hizo, que era una aspiradora de bolitas de corcho con lo que me pasaba el día tirándolas por el suelo y aspirándolas, supongo que de ahí me ha quedado el tema que la aspiradora es una cosa que me relaja y hace que fluyan en mi momentos álgidos de inspiración y el mejor de todos los regalos, el minene que me regalaron los reyes en casa de mi tía Vivi, porque tenía tanta ilusión de tenerle, que creo que nada me emocionó nunca tanto; recuerdo que le llamé Nicolás, porque de aquella era cuando habían llegado todos los del desmonte, entre ellos llegaron Chema y Nico y me llamó tanto la atención su nombre, porque nunca lo había oído, que dije, así tengo que llamar yo a mi niño. Años después cuando se lo contaba a Nico cuando fui a hacer los 100 km de Mérida, nos hicimos unas risas por este motivo.

También recuerdo aquella tarde previa a la noche de reyes en la Iglesia de Boñar, cuando todos los niños íbamos a ver a los reyes emocionados y en parte asustados, a recibir regalos.

En aquellos años en Boñar se hacían muchas cosas bonitas y muy trabajadas.

Como decía esta mañana al leer la hoja del taco, Bendita Inocencia, por qué tendremos que perderla y madurar, por qué tendremos que perder la ilusión y la alegría, por qué tendremos que tener preocupaciones y no podremos ser por siempre niños, como Peter Pan……

En fin, de verdad y de corazón, deseo a todo el mundo que paseis unos días entrañables con vuestros seres queridos, que las ausencias no os agarroten el alma y podais estar tranquilos y en paz y sobre todo, os deseo que os sigan trayendo muchas cosas bonitas los reyes magos.

¡No dejeis nunca de soñar – No dejeis nunca de ser niños en vuestros corazones!

¡Feliz Navidad y Feliz Próspero Año Nuevo!

¡Ojalá el Año Nuevo venga repleto de cosas buenas para todos, para cada uno lo que considere oportuno, particularmente, Salud, Familia, Amor, Paz y Tranquilidad, no pido más, ni menos!

P.D: Las fotos son todas de la casa de mi hermana que la adorna preciosa, como todo lo que hace; no están todas, porque tiene muchísimas cosas, pero he puesto un poquitín para alegraros la vista. Gracias tata

4 comentarios sobre “¡Feliz Navidad!

Responder a teresachispi Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s